50º Rallye Príncipe de Asturias


Luis Monzón y José Carlos Déniz logran el triunfo en las bodas de oro del Príncipe de Asturias, y dejan el campeonato prácticamente sentenciado para Llanes. Segundos fueron los hermanos Vallejo, a más de 42 segundos del canario, seguidos por un gran Óscar Palacio.

Luis-Monzón-y-José-Carlos-Déniz_Mini-John-Cooper-Works-WRC-copia

El campeonato agoniza. Ésa parece ser la opinión generalizada sobre la situación del Nacional de Asfalto. El campeonato agoniza, y no hay consenso sobre cuál ha de ser la cura. Lo vivido en Cangas del Narcea el pasado fin de semana no fue nada más que la puntilla a un certamen que no parece ni la sombra de lo que fue no hace tantos años.

No cabe duda de que la situación económica ha golpeado con creces a un deporte que es intensivo en sus necesidades de capital. Sin posibilidades de apoyo por parte de los patrocinadores, ni de las instituciones, se hace muy complicado poner un coche en el parque cerrado. Y eso, si con suerte se ha logrado previamente el dinero para lograr que haya un parque cerrado, algo que casi parece un milagro a día de hoy. Pero al final, éstos son factores exógenos al propio deporte, que difícilmente se pueden controlar.

David-Guardado-y-Rodolfo-Rodríguez_Ford-Fiesta-R2-copia

El problema, por tanto, no es tanto evitar el lógico éxodo de aquéllos que no se pueden permitir correr ni con un Peugeot 205, sino tratar de atraer a los que pueden permitírselo, y de no espantar a los que ya están. No es el objetivo de estas líneas concluir cuál es la fórmula a aplicar para salvar al moribundo. Lo nuestro es más una cuestión diagnóstica que terapéutica.

No se trata de dudar de la buena voluntad de los técnicos federativos a la hora de diseñar el reglamento de cada temporada, pero sin duda este año han patinado. La admisión de WRC de última generación en el campeonato, lejos de vestirlo de emoción, ha acabado con la poca que de por sí ya tenía en los últimos tiempos. Es obvio que a cualquier aficionado que pueblas las cunetas sueña con ver una lista repleta de vehículos “tope de evolución”, luchando al segundo. Pero da la casualidad de que éstos son los más costosos de adquirir, y de mantener. Conclusión: sólo ha habido una persona capaz de permitírselo. Y es entonces cuando me surge la siguiente pregunta: si estaba tan claro que los WRC iban a ser consentidos por el reglamento, ¿a santo de qué se impuso un lastre a los GT? ¿Acaso alguien creía que los Porsches iban a estar siquiera a la altura de un coche concebido para ganar mundiales?

Óscar-Palacio-y-Agustín-Ramos_Porsche-997-GT3_2-copia

La reglamentación del grupo N+, R4 o como quiera llamársele también ha ido modificándose, en pos de lograr equiparar coches que deberían ser lo más cercano a coches de producción a los reyes de los tramos. A pesar de ello, rara vez lograban dar caza a un S2000, como para hacerlo con un WRC… En lugar de igualdad, lo que sí se ha logrado ha sido menoscabar la fiabilidad de los vehículos, hasta tal punto que en este Príncipe de Asturias no ha logrado concluir ninguno de los que tomaron la salida en la tarde del sábado, debido a diferentes averías.

Pero sobre todo, si algo hace falta en este deporte, es estabilidad en el reglamento. No puede ser que un vehículo que es válido en 2012, no lo sea en 2013, que el que era sobradamente competitivo en 2012, no lo sea en 2013. Sobre todo, porque estamos hablando de un deporte que exige unas ingentes cantidades de dinero.

Surhayen-Pernía-y-Juan-Luis-García_Mitsubishi-Lancer-Evo-X-R4-copia

Esta edición del Príncipe de Asturias cambiaba totalmente de escenario, y se trasladaba completamente a Cangas del Narcea, municipio que se volcó con la prueba. Los tramos eran completamente nuevos, por lo que si nadie “hizo trampa”, todos partían con las mismas opciones. Y es que hay que agradecerle a alguien que una edición tan especial de la prueba decana de la especialidad en nuestro país haya podido celebrarse es tanto a la gente como a los comercios de Cangas.

La prueba, que puntuaba para la Copa de Europa, lejos de rememorar los momentos de gloria del IRC, sólo contó con la presencia del italiano Luca Betti en el plano internacional. Si bien el claro favorito era Luis Monzón, a la espera de un fallo del canario quedaban los habituales “gallos”, entre los que destacaban Sergio Vallejo, Miguel Fuster, Xevi Pons, Alberto Meira, Xevi Pons… A ellos se sumaban dos habituales del panorama asturiano, Óscar Palacio con su impresionante Porsche 997 GT3, y Fran Cima, que para lo ocasión se inscribía con un Subaru Impreza STi de Caldevilla.

Luca-Betti-y-Francesco-Pezzoli_Ford-Fiesta-S2000-copia

El rallye, además, contaba con otros atractivos, como la despedida de Berti Hevia, que se subía a un Suzuki para decir adiós ante su afición, el debut de Jonathan Pérez con el DS3 R3T, o el regreso a la competición de Roberto Solís, con el 208 R2 de AR Vidal.

Ya en el primer tramo empezaban a llegar noticias desagradables. Miguel Fuster abandonaba a las primeras de cambio al romper un palier de su Porsche. Monzón conseguía el mejor tiempo, aunque Vallejo y Pons no cedían demasiado.

Jonathan-Pérez-y-Francisco-Javier-Álvarez_Citroën-DS3-R3T_2-copia

Ya en el tramo del Acebu, un aparatoso accidente de José Luis Peláez y Diego Sanjuán obligaba a neutralizar el tramo prematuramente, por lo que sólo los primeros inscritos con prioridad europea lograban registrar tiempos. A partir de aquí, monólogo de Monzón en todos los tramos del sábado, excepto en el denominado “Vino de Cangas”, donde se impuso Sergio Vallejo. Y con él, la debacle entre los Mitsubishi. El primero en abandonar era Xevi Pons, en el cuarto tramo. Tras él, Surhayen Pernía y Juan Luis García continuaban con su particular mala racha, y se veían obligados a abandonar tras la rotura del circlick del eje primario, una pequeña arandela cuyo coste no supera el par de euros. Alberto Meira era el siguiente en caer, tras romperse su alternador en el enlace, lo que servía en bandeja el título a Luis Monzón. Gracias a estos abandonos, Óscar Palacio escalaba hasta el tercer puesto de la clasificación, aunque a una distancia considerable de Vallejo.

Luis-Monzón-y-José-Carlos-Déniz_Mini-John-Cooper-Works-WRC_2-copia

El último tramo de la noche, el del Acebu pero en sentido contrario, iba a comenzar con el abandono de Luca Betti, que hasta el momento era el primero de los del europeo, pero demasiado lejos de los primeros del Nacional. Pero sin duda, la noticia llegaba de mano de Jonathan Pérez, que sufría una salida de carretera que acababa en conato de incendio. Dados los precedentes de la temporada, se dispararon todas las alarmas, y el tramo volvía a neutralizarse para desesperación del público que se encontraba en el citado tramo. Afortunadamente piloto y copiloto salieron ilesos, y el fuego pudo ser rápidamente extinguido.

Jonathan-Pérez-y-Francisco-Javier-Álvarez_Citroën-DS3-R3T-copia

Concluía la jornada del sábado pues, con Monzón liderando, con 10,5 segundos de margen sobre Sergio Vallejo. Óscar Palacio ocupaba la tercera posición con 1 minuto 1,1 segundo respecto al canario. Cuarto y quinto eran los dos Suzukis, siendo Vinyès el que lideraba además el apartado de dos ruedas motrices. Tras ellos, sexto, era Alejandro Pais, que además era líder del europeo. Le seguía a 26,1 segundos Cohete, que no estaba dispuesto a cederle un metro, y además lideraba la clasificación entre los R2.

Álex-Pais-y-Santiago-Pais_Mitsubishi-Lancer-Evo-X-copia

Dentro de la Copa Suzuki Swift, la batalla estaba servida entre Pablo Pazò, Víctor Pérez y Adrián Díaz, que se iban turnando las primeras posiciones y los scratchs, con permiso de los outsiders como Miguel García y Checo Salom, que conseguían el mejor tiempo en el cuarto tramo, denominado Baccara.  Al final del día eran Adrián Díaz y Sara Fernández quienes comandaban la clasificación. Tras ellos se situaban Fernando Rico y Sergio Martínez a 5.6 segundos, que se estaban mostrando muy regulares hasta el momento. Víctor Pérez y Jandrín López eran terceros, a 8,2 segundos. Pablo Pazò se encontaba tras ellos, aunque bastante descolgado ya, cediendo más de 25 segundos.

Adrián-Díaz-y-Sara-Fernández_Suzuki-Swift-Sport-copia

Alberto Otero se encontraba al frente de la clasificación de la Twingo Challenge, con Rantur a sólo medio segundo.

El fin de esta primera jornada suponía también el del certamen autonómico asturiano. Óscar Palacio era el que se adjudicaba la primera posición, seguido de Cohete. El primero de los que disputaban exclusivamente este certamen era Marcos García, que además lograba unos espectaculares cronos.

Marcos-García-y-Juan-Ferro_Ford-Sierra-Cosworth-copia

La jornada domenical amanecía húmeda, debido a las lluvias caídas durante toda la noche. Además, la niebla hacía su acto de presencia en el tramo de Llamas de Mouro, siendo prácticamente nula su visibilidad en algunos puntos antes del inicio del tramo. Sergio Vallejo decidía arriesgar en su monta de neumáticos, y se decantaba por los rayados, a la espera de que las nubes rompiesen definitivamente y poder dar la campanada. No fue así, y Monzón fue ampliando su ventaja, mientras los neumáticos del gallego se degradaban a cada kilómetro. Óscar Palacio, por su parte, recortaba distancias con el lucense.

Sergio-Vallejo-y-Diego-Vallejo_Porsche-997-GT3_2-copia

También Gorka Antxustegi se acercaba peligrosamente a su compañero de equipo, dejando en tan sólo 21 segundos la diferencia en favor del andorrano. Alejandro Pais, por su parte, sufría para llegar a meta ya en el primer tramo, cediendo 8 minutos y 20 segundos, que le arrebataban el liderato del europeo en favor de un espectacular Cohete. Al gallego aún le quedaba remar por un tramo con dos palieres rotos, a la espera de poder solucionarlo en la asistencia. Quien no lograba arreglar el coche en la asistencia era Fran Cima, que previamente había sido excluido del europeo por una irregularidad en sus neumáticos, no exenta de polémica con Luca Betti, que parecía ser quien había reclamado en primera instancia, aunque posteriormente el italiano lo desmentía en las redes sociales.

Fran-Cima-y-Pablo-González_Subaru-Impreza-STi-copia

Gorka-Antxustegi-y-Alberto-Iglesias-Pin_Suzuki-Swift-S1600_2-copia

Sabedor de que tenía el triunfo y el campeonato en el bolsillo, Luis Monzón decidía salir a la última sección asumiendo los mínimos riesgos posibles. Cedía los dos últimos scratch al Vallejo, que aseguraba la plaza frente a un espectacular Óscar Palacio, que cerraba su mejor participación en un nacional.

Sergio-Vallejo-y-Diego-Vallejo_Porsche-997-GT3-copia

Óscar-Palacio-y-Agustín-Ramos_Porsche-997-GT3-copia

Antxustegi seguía dándole guerra a Vinyès, y lograba acabar por delante en los dos tramos. No obstante, el tiempo recortado no fue suficiente para arrebatarle el puesto al bueno de Joan.

Joan-Vinyès-y-Jordi-Mecader_Suzuki-Swift-S1600-2-copia

José Antonio Suárez concluía sexto, y primero del europeo, mientras que tras él se situaba Alberto Otero, que además vencía en la Renault Twingo Challenge, por delante de Rantur.

José-Antonio-Suárez-y-Cándido-Carrera_Ford-Fiesta-R2-copia

En la Copa Suzuki Víctor Pérez empezaba dándolo todo en los primeros tramos de la mañana, y lograba arrebatarle la primera plaza a Adrián Díaz al término de la primera sección. No obstante, el gallego iba a devolvérsela en el décimo tramo, y volvía a colocarse líder a tan sólo 7 décimas, y a la espera de disputar el último tramo. Emoción por todo lo alto hasta el final, como viene siendo la tónica habitual de la copa monomarca. El último tramo era de nuevo para Adrián Díaz y Sara Fernández, por tan sólo 8 décimas, y lograban alzarse con su primera victoria de la temporada, dando un salto significativo en la clasificación general. Tercero finalmente era Fernando Rico, por delante de un Pablo Pazò que no se sintió cómodo en los tramos cangueses, y además cedía la primera plaza de la general a Pérez.

Adrián-Díaz-y-Sara-Fernández_Suzuki-Swift-Sport_2-copia

Víctor-Pérez-y-Alejandro-López_Suzuki-Swift-Sport-copia

Sin movernos de Asturias, en menos de 15 días Llanes acogerá la siguiente prueba que, con gran probabilidad coronará a Luis Monzón como Campeón de España de Rallyes de Asfalto, pues son sólo 6 los puntos que necesita para alzarse con el título. Sólo la victoria de Alberto Meira y un “cero” del gran canario permitirían al gallego llegar con opciones a Córdoba.

Por su parte Luis anunciaba esta semana que ésta será su última temporada en activo, y que incluso puede que se retire de la promoción del Rallye Islas Canarias. Se suma por tanto a Berti Hevia en su intención de “colgar el casco”, siendo preocupante el escueto protagonismo de las generaciones que deberían tomar el relevo de estos veteranos.

Alberto-Hevia-y-Roberto-Arias_Suzuki-Swift-Sport_3-copia

Anuncios