19º Rallye del Bierzo


Victoria de Jonathan Pérez y Enrique Velasco en un Rallye del Bierzo que demostró estar preparado para formar parte del circuito Nacional, si bien necesita pulir algunos “errores de juventud”. La segunda plaza fue para unos rapidísimos José Antonio Iglesias y Jacobo Núñez.

Las bajas de última hora de primeros espadas como Cohete o Mantecón no desmerecieron la atractiva lista de inscritos que presentaba esta edición del Rallye del Bierzo, que además de puntuar para el regional castellano-leonés, lo hacía para el madrileño.

El pistoletazo de salida se daba el viernes con un tramo espectáculo de trámite, en las inmediaciones de Ponferrada. Si bien un tramo espectáculo puede atraer a mucha gente no habitual a un rallye, éste ha de ser lo suficientemente atractivo para enganchar. Corto, y con pocas zonas donde poder demostrar la valía de los pilotos, éste es uno de los aspectos a mejorar, sin duda, para siguientes ediciones.

El ritmo inicial vino impuesto por Daniel Marbán y Víctor Ferrero, que lograban el mejor tiempo en el asfalto ponferradino, así como en los primeros tramos de la mañana del sábado. Con un trazado rápido, y muy similar a los que se pueden encontrar en el regional madrileño, al vigente campeón del grupo N nacional se le veía muy a gusto, marcando el scratch en la primera pasada a Arganza y manteniendo las distancias en las dos pasadas a Fabero y la segunda a Arganza.

A Jonathan Pérez, sin embargo, se le notaba que le costaba adaptarse a su nueva montura.  No obstante, el piloto asturiano iba de menos a más, y a final de la mañana lograba recortar su distancia con el madrileño a tan sólo 1 décima.

José Antonio Iglesias, habitual de la montaña gallega, sorprendía a propios y extraños con unos grandes tiempos que le permitían no descolgarse de la cabeza, a pesar de no encontrarse en su especialidad.

A más distancia, los locales Macías y Portela, y Alberto Sansegundo, acompañado en esta ocasión por Vanessa Valle, lograban poner tierra de por medio con Vilariño, que empezó muy fuerte, pero poco a poco se fue desinflando, en una semana marcada por la polémica en el regional gallego.

A final de la mañana, el primer 2 ruedas motrices era el Citroën C2 de David Pérez y José Luis Gijón, con una ventaja de 7.03” sobre José Becerra y Aitor Cordero.  Tercero era el espectacular 106 Kit Car de Pablo Pazó y José Ramón Seoane.

El mejor de los tiempos dentro de la “minicopa” Suzuki era para Gorka Antxustegi, como no cabía esperar menos, seguido de lejos por Diego Pinilla y por el local Viloria.

En el apartado de las bajas, hasta nueve nos dejaba la mañana, entre las que destacaban la de Peláez, por la parte alta.

La sesión vespertina esperaba con “lo gordo” del rallye: el espectacular tramo de Corullón (una preciosidad de casi 25 kilómetros, con barrancos de los que quitan el hipo, continuos cambios de asfalto, curvas rapidísimas enlazadas vertiginosamente con curvas lentísimas, paso por pueblos donde entre coche y muro sobran escasos centímetros,… en fin, un tramazo al que sólo le sobró la subida final desde Cabeza del Campo), y Villafranca, que tampoco le hace ascos al primero.

Y ahora sí, Jonathan Pérez y Enrique Velasco lograban sentirse plenamente cómodos en el flamante Evo X R4, y lograban los tres primeros scratchs de la tarde, cediendo sólo el cuarto tras obtener una cómoda ventaja. Victoria pues para el de Colunga, con una ventaja de 21.2” sobre José Antonio Iglesias y Jacobo Núñez, que mostraron que son capaces de ir rápidos en cualquier superficie.

Completaba el pódium Daniel Marbán y Víctor Ferrero, que además eran los primeros clasificados de entre los madrileños, por lo que afianzan aún más su liderato en el regional, a 42.7” de Iglesias.

La cuarta plaza era para los bercianos Félix Macías y Alejandro Portela, seguidos de Ángel Domenech y Ramón López, que en esta ocasión dejaban aparcado el Evo IX R4 de Evolución A, y salían con su tradicional N+.

Pablo Pazó lograba imponerse a Pérez finalmente, y se hacía con la victoria tanto de 2RM como de la clase 6. El del Team Le Mans, no obstante, era el más rápido de entre los de la clase 5 y Becerra de entre los de la clase 4.

La clase 1 y minicopa Suzuki fue para Gorka Antxustegi,  que lograba la decimotercera posición general, imponiéndose incluso a la más potente mecánica del C2 R2 de Castellano. Viloria lograba hacer valer su condición de local, y se imponía a Pinilla, que se descolgaba en la clasificación.

Nos gustaría destacar también la notable actuación de David Quijada y Daniel Canelo en su incursión al asfalto a bordo de un Suzuki Swift Sport de los del Trofeo. Vigesimocuartos de la general, y  quintos del grupo 1, se mostraron muy rápidos y seguros durante toda la prueba, llegando incluso a acabar muy cerca de Pinilla, que contaba con un modelo más nuevo.

Gran actuación de los extremeños Quijada y Canelo.

Anuncios