XXVII RALLYE NORTE DE EXTREMADURA


 

Cómoda victoria para Dani Marbán y Víctor Ferrero sobre Juan Manuel Arbizu y Juan Manuel Martínez, en un durísimo Norte de Extremadura que volvió a estar marcado por los abandonos.

La amenaza de lluvia durante todo el fin de semana no empañó un extraordinario espectáculo en uno de las mejores pruebas de las que se puede disfrutar en la zona centro. Con un marco incomparable y una organización exquisita, la dureza de los tramos volvió a poner a prueba un año más a las mecánicas y los copilotos, en un año en el que la crisis nos dejó con una lista de inscritos un tanto paupérrima.

A diferencia de otros años, el rallye comenzaba con un tramo espectáculo en el Polígono del Berrocal, en Plasencia, donde la afluencia de público fue sobrecogedora. Miles de personas se dieron cita en la localidad cacereña para acoger un pequeño tramo de poco más de 1 kilómetro, que si bien no iba a dejar grandes diferencias de tiempo entre los participantes, sí que iba a marcar el devenir del resto de la prueba.

El mejor tiempo era para Dani Marbán, que dejaba claro que iba a por todas, y endosaba 5 segundos a Ángel Doménech. A dos segundos de éste llegaba Alberto Sansegundo, mientras que un sorprendente Vargas, con su Clio Sport el que se colaba cuarto, igualando el tiempo del abulense. Quintos eran los locales Hernández y Quijada, mientras que tres de los favoritos, Arbizu, Barragán y Tomé, decidían no arriesgar, quedando relegados al undécimo, duodécimo y décimo tercer puesto, respectivamente.

Mientras, Caballero vivía en sus propias carnes el dicho de “estos tramos no sirven para obtener grandes diferencias, pero sí para perder un rallye”, pues tras una salida de pista, pinchaba un neumático y sufría problemas de transmisión.

Ya el sábado por la mañana, el primer tramo, conocido como el Pinajarro, dejaba fuera a Santiago Barragán, con problemas en su Evo VI. Mientras, un espectacular Doménech, cada día más adaptado al Evo IX R4 de Evolución A, volaba sobre el asfalto y lograba endosarle 8 segundos de margen a Arbizu, 18 segundos a Sansegundo, y 21 segundos a Marbán, que salía un tanto dormido.

Vargas se veía obligado a abandonar, y el primer 2 ruedas motrices eran Hernández y Quijada, seguidos por Casero.

El segundo tramo de la mañana, el de Lagunilla, quedaba marcado por la niebla que restaba bastante visibilidad a los participantes. El scratch en este tramo volvía a ser para Doménech, con un tiempo de 17’ 56”, pero Marbán se “ponía las pilas”, y lograba llegar a meta cediendo sólo 1 segundo. Arbizu lograba la tercera plaza en este tramo, con una diferencia de cinco segundos sobre el madrileño, y Sanse y Caballero lograban idénticos registros, con 12 segundos de diferencia con el primero.

La general quedaba comandada por Doménech, con 17 segundos de margen sobre Marbán y Ferrero.

El siempre espectacular Tomé no daba cancha a los dos ruedas motrices, y llegaba con 13 segundos de diferencia sobre Casero. Mientras, Alberto Hernández y David Quijada sufrían problemas con la bomba de la gasolina, y cedían muchísimo tiempo.

El tramo de Montemayor era el que iba a marcar la evolución de la prueba, pues Ángel Doménech golpeaba con una pared de piedra a la salida de una curva lenta muy sucia, y dañaba el coche lo suficiente como para no poder continuar. A partir de entonces, Daniel Marbán y Víctor Ferrero iban a empezar a marcar scatchs sin contemplaciones en todos los tramos que quedaban por disputar. Arbizu llegaba segundo, pero con 12 segundos de diferencia, mientras Sanse lograba 18 segundos de margen en su lucha con Caballero. Tomé hacía las delicias del público en cada uno de los cruces con los que contaba el tramo, y con todo lograba colarse quinto.

Casero volvía a ser el más rápido de entre los tracción delantera, mientras que unos recuperados Hernández y Quijada se desquitaban llegando en séptima posición. Juan Carlos Aguado sufría con su Fiesta R2, y llegaba con el neumático rozando en el paso de rueda.

El segundo bucle, a su paso por el Pinajarro, pocas sorpresas iba a deparar, salvo que Sansegundo lograba arrebatarle el segundo mejor tiempo del tramo a Arbizu por 2 segundos, y éste veía incrementar su diferencia con respecto a Marbán en 14 segundos.

Los dos ruedas motrices calcaban el tramo anterior, aunque ésta vez sí, tanto Casero como Hernández lograban colarse por delante de Tomé.

En Lagunilla más de lo mismo, con Marbán intratable y Arbizu recuperando los 2 segundos perdidos con Sansegundo en el tramo anterior. Caballero cedía 6 segundos más en su lucha por la tercera plaza, y Tomé volvía a lograr el quinto mejor puesto.

Las sorpresas vinieron de los “tracción delantera”, pues Castellano volaba con su Citroën C2 R2, y llegaba por delante de Hernández y Quijada. Casero, perdía 9 segundos, pero mantenía muy afianzada su primera posición entre los 2RM. La segunda posición seguía siendo para un regular, a la vez que rápido, David Pérez.

En el último tramo de la mañana, que suponía la segunda pasada por Montemayor, continuaba el monólogo de Marbán. Pero Sansegundo lograba arañarle 10 segundos valiosísimos a Arbizu, lo que le permitía recortar la diferencia en la general a tan sólo 7 segundos. Quedaba abierta la lucha por la segunda plaza para los tramos de la tarde.

Casero seguía perdiendo tiempo con Pérez, pero no el suficiente como para ver peligrar su liderato. No obstante, el mejor tiempo entre “los pequeños” era para Jaime Velasco, que iba de menos a más.

Los tramos de la tarde traían consigo las primeras gotas de lluvia. Pocas sorpresas iba a traer no obstante la comarca de la Vera en la cabeza de la clasificación. En el tramo de Arroyomolinos, Marbán seguía imponiéndose, mientras que Arbizu ampliaba su ventaja sobre Sansegundo en 5 segundos más. Corrochano lograba colar a su Sierra Cosworth en cuarta posición, justo por delante del otro Ford, el de Tomé. Casero volvía a imponer su espectacular ritmo en los 2RM, Pérez cedía 14 segundos.

Los rasantes de Carlos V tampoco iban a ser decisivos, y Sansegundo cedía otros 10 segundos más, lo que dejaba a Arbizu en una situación bastante cómoda. Casero volvía a ser el que comandase entre los delantera, con un Pérez muy descolgado.

Hernández y Quijada quedaban finalmente excluidos del rallye por haber tardado más tiempo del permitido en reparar la bomba de la gasolina durante la primera pasada de Lagunilla.

En el Piornal, Arbizu ampliaba en 5 segundos más la diferencia sobre Sansegundo, y prácticamente dejaba la segunda plaza sentenciada. Casero seguía imponiendo un ritmo muy fuerte y llegaba quinto de la general.

La segunda pasada por Arroyomolinos iba a ser más de lo mismo, pero en esta ocasión Casero cedía tiempo con respecto a Jiménez. Lo mismo que sucedería en Carlos V.

Al final del último tramo se llegaban sin sorpresas. La victoria era clara para el vigente campeón del Grupo N del Nacional, con un Arbizu muy incisivo que defendió en todo momento la segunda posición. Alberto Sansegundo no defraudó, como viene siendo habitual, y completaba el podium en Plasencia.

La victoria en los vehículos de tracción delantera era para Casero y Pescador. Mientras, la clase A4 era para David Pérez y José Luis Gijón, seguidos del otro C2, el de Alberto Castellano y Martín Lumbreras, totalmente recuperados de su accidente en Canencia. La tercera plaza era para Juan Carlos Aragón y Nano Gay.

En definitiva, un rallye espectacular, que otro año más vuelve a no defraudar. Cada año mejor organizado, y con una acogida de público sobresaliente, sin duda es de esas pruebas que antes o después se merece entrar en el circuito del Nacional. Ya queda menos de un año para volver a disfrutar de esta prueba.

Dossier de tiempos.

Anuncios