29 Rallye Sierra Morena


El Rallye de Sierra Morena se presentaba sencillo para Fuster y Aviñó, pues con una renta de 43 puntos sobre Jonathan Pérez y Enrique Velasco, les bastaba prácticamente con acabar el rallye para hacerse con el título de Campeones de España. No defraudaron, y asumiendo pocos riesgos, se hicieron con el campeonato. El rallye fue cosa de lobos.

Tras una gran temporada, en la que sus principales rivales se han ido quedando por el camino por uno u otro motivo, Miguel Ángel Fuster se proclamó en Córdoba Campeón de España de Rallyes por tercera vez. Además, es el único piloto que lo ha hecho usando vehículos con los tres tipos de tracciones posibles (en el 2003 con el Saxo Kit Car de tracción delantera, en 2007 con el Fiat Grande Punto S2000 de tracción total, y éste año con el Porsche 997 GT3 de propulsión).

Sin duda, ha sabido acallar a todos aquéllos que dudaban de que fuera capaz de domar un GT, y ha logrado grandes resultados en pruebas que, a priori, no parecían demasiado favorables para este tipo de mecánicas, mientras que en los tramos más rápidos no ha dudado en imponer todo el potencial del GT3.

A pesar de que durante toda la semana las previsiones eran de fuertes lluvias, y que el shakedown se disputó bajo un intenso aguacero, a última hora el cielo dio una tregua, permitiendo que el asfalto permaneciese seco. Seguramente fueron escuchadas las plegarias de los que no llevaban tracción a las cuatro ruedas.

SS1. Pozoblanco.

La jornada del sábado se iniciaba con el conocido tramo de Pozoblanco, de 25 kilómetros.  El asfalto, a pesar de tener algunas zonas húmedas, no exigía montar neumáticos de mojado. Así las cosas, el mejor tiempo era para los Vallejo, que volaban con el Porsche, y lograban una ventaja de 15,8 segundos frente a Jonathan Pérez y Enrique Velasco, y los “locales” David Pérez y Alberto Chamorro, que calcaban el crono de los anteriores. Hevia, a 4 décimas, seguido de Vinyès a 4,1 segundos, y Fuster, que contemporizaba, y llegaba a 26,6 segundos de Vallejo. Muñiz sufría una penalización de 50 segundos, por llegar tarde a un control.

Entre los grupo N+, Mantecón se imponía a Marbán, por 8 décimas, aunque el madrileño ya partía con el título de la Evo Cup y la N+ en el bolsillo.

Los Arias eran los primeros entre los Twingo, con 18,2 segundos de diferencia frente a Rubén Gracia, aventajando ambos incluso a algún grupo N+. Mientras, en la Copa Suzuki, las cosas estaban mucho más igualadas. Víctor Pérez era el que mejor tiempo hacía, aunque Carchat llegaba a sólo 7 décimas.

En el campeonato regional andaluz, Óscar Gil y Manuel Causse eran los más rápidos, con su Evo VIII, mientras que unos sorprendentes Fernando Molero y Javier de la Cruz eran segundos a bordo de un 106 Rallye F2000.

SS2. Vilanueva.

El tramo de Villanueva era la novedad del 2011, en esta edición del Rallye de Sierra Morena. Se trata de un tramo que no se hacía desde el año 86, por lo que bien, si no es inédito, todos lo participantes partían de cero. Se trata de un tramo técnico, de 14,86 kilómetros de asfalto en buen estado, que combina zonas rápidas con fuertes frenadas.

Y el scratch iba a ser para Hevia, que lograba arañarle 4,8 segundos a Vallejo, el cual llegaba 2,3 segundos después de Jonathan Pérez. Los tiempos se apretaban, y Fuster sólo daba treguas a medias, pues era el cuarto en parar el crono a 2,6 segundos de los gallegos, y 3 segundos por delante de Vinyès. Marbán volvía a quedar por detrás de Mantecón, y Ballesteros lograba recortar 4,2 segundos a Arias, aunque los asturianos aún contaban con una amplia ventaja que consolidaba su primera posición entre los Twingo.

Entre los Swift, era Surhayen Pernía el más rápido, y Carchat lograba arrebatarle la primera posición a Víctor Pérez, aunque en esos momentos sólo les distanciaban 8 décimas.

Entre los andaluces, Gil volvía a hacer el mejor tiempo, mientras que Molero se decolgaba a la quinta posición. A pesar de ello, mantenía el segundo puesto en la general. El segundo en este tramo era Sergio Reyes, con su 206 F2000, y escalaba dos puestos hasta la tercera posición de la general regional.

SS3. Pozoblanco.

Tras una mañana tranquila, los incidentes iban a llegar a media mañana.

Por delante, Alberto Hevia sufría una avería que terminaba con su rallye, y ponía punto y seguido al cúmulo de desgracias que le han venido persiguiendo a lo largo de toda la temporada. En esta ocasión el culpable de que se quedara fuera en el enlace fue del embrague.  Sergio Vallejo demostraba cuan cómodos los lobos se desenvuelven en la serranía bética, y volvía a realizar el mejor tiempo , 7,9 segundos por delante de David Pérez. El granadino le ganaba la partida en esta ocasión al “Pérez del Norte”, y lograba arrebatarle la segunda posición de la general. Ahora 5,2 segundos separaban a ambos.

El tercer mejor tiempo era para Álvaro Muñíz, que parecía recuperado de los problemas de fuga de aceite, de los que su Lotus le había avisado en los tramos anteriores.  Un vigilante Fuster llegaba cuarto, por delante de Jonathan Pérez, y lograba acomodarse en una cuarta plaza que le garantizaba el campeonato.

Mantecón volvía a quedar por delante de Marbán, y Arias consolidaba su primera posición entre los pequeñines de Renault. A 5,6 segundos llegaba Ballesteros, que volvía a recortar distancias con Gracia.

Sin embargo, iba a ser la Copa Suzuki la que viniese cargada de noticias. Un trompo de Santi Cañizares, que obstaculizaba el paso de los demás vehículos obligaba a ajustar los tiempos por parte de los comisarios.  Pablo Pazó, Joan Carchat , Pablo Rey, Víctor Pérez y Alberto Monarri iban a terminar el tramo con idénticos tiempos, de 1’ 29,1”. Mientras, Surhayen Pernía se veía obligado a abandonar por problemas mecánicos.

Óscar Gil seguía imponiendo su autoridad en el autonómico, por delante de Francisco Galán en esta ocasión, que hacía volar su Saxo Kit Car y recuperaba parte de los tiempos perdidos en los primeros tramos de la mañana. Ibarrola era tercero, y escalaba hasta idéntica posición en la general.

SS4. Villanueva.

El asfalto ya estaba seco del todo, y sin duda se hacía notar en los cronos. En su segunda pasada entre los bonitos bosques de eucaliptos, y las encinas que daban de comer a los numerosos cerdos ibéricos que atesoran las dehesas serranas, Vallejo volvía a hacer el mejor tiempo, sin el acoso ya de los asturianos del Skoda. Jonathan Pérez se imponía a su “primo sureño” en esta ocasión, con un Miguel Fuster testigo excepcional de la lucha entre ambos, que se colaba tercero. Sólo una décima separaba ya a ambos Peugeot.

Álvaro Muñiz sufría un aparatoso accidente, al partirse el brazo de la suspensión trasera derecha del Lotus, que hacía que perdiese el neumático con llanta, discos de freno y otras piezas, a falta de 200 metros para la llegada. Quedaba fuera, por tanto, al igual que le ocurría a Francisco Jiménez unos metros antes, al perder un neumático con las tuercas mal apretadas de su Subaru Impreza.

Mantecón seguía aprovechando la baja forma de Marbán, que padecía un proceso gripal, y volvía a imponerse en Villanueva.  Ballesteros lograba recortarle 6,9 segundos a Arias, y adelantaba a Gracia.

Entre los pequeños japoneses, Pablo Pazó sufría con los frenos (en el tramo anterior había sufrido un pinchazo y había roto un latiguillo, pero la neutralización de los tiempos por el incidente de Cañete le había favorecido), y le hacía perder un valioso tiempo que le descolgaba dos puestos en la general, situación que aprovechaba Alberto Monarri para colarse en la tercera posición. Por delante, Víctor Pérez era el que realizaba la mejor especial, y le recuperaba la primera posición a Carchat.

Óscar Gil, con problemas, perdía mucho tiempo en el andaluz, aunque no peligraba de momento su primera posición pues contaba con una amplísima ventaja. Galán volvía a volar con su impresionante Saxo, mientras que Ibarrola era segundo. Reyes mantenía la segunda posición, pero ya empezaba a notar el aliento del piloto del Evo.

SS5. Villaviciosa.

El de Villaviciosa es un bonito tramo, lleno de zonas lentas que se combinan con otras rápidas, y repleto de trampas, donde un error puede costar muy caro.

Vallejo volvía a imponerse, aunque las diferencias eran menores que por la mañana. David Pérez volvía a hacer el segundo scratch, y echaba más leña al fuego de una preciosa batalla que estaba viviendo con su homólogo asturiano, con un magistral desarrollo del tramo, en el que lograba sacarle una ventaja de 11,3 segundos. Fuster volvía a colarse entre ambos.

Como había venido sucediendo toda la mañana, Mantecón volvía a quedar por delante de Marbán, y Ballesteros continuaba con su particular remontada frente a Arias. No obstante, los hermanos ovetenses aún contaban con una cómoda renta de 27,5 segundos.

Pablo Rey se llevaba el gato al agua entre los Swift, y Monarri llegaba a 7,5 segundos, lo que volvía a relegarle a la cuarta posición.  Los andorranos Carchat y Ribeiro eran terceros, y su tiempo era más que suficiente para arrebatarle la primera posición a Víctor Pérez. El cántabro llegaba quinto, por detrás de un Pablo Pazó recuperado de sus problemas con los frenos.

Óscar Gil volvía a las andadas, y volvía a realizar el mejor scratch autonómico, a 28,2 segundos de Ibarrola, que se quedaba con la segunda posición de la general. Molero volvía a remontar hasta la tercera posición, tras el abandono de Reyes. El Saxo de Galán también decía basta en este TC.

SS6. Ermitas-Trassierra.

Y así llegábamos al tramo conocido como Ermitas-Trassierra. En el incomparable marco de las inmediaciones de Medina Azahara, se da lugar el tramo que probablemente más gente congregue de todo el campeonato nacional. Sin duda, es una bonita estampa ver la multitud que se agolpa en el famoso cruce de Trassierra. Orgullosos deben estar los cordobeses de una organización que en ningún momento permitió que se descontrolase la muchedumbre, a pesar de las dificultades que supone controlar a miles de aficionados que allí se daban cita.

Y no hay duda que semejante estampa debe reponer energías de hasta el más fatigado de los pilotos, que deleitaron a los presentes con todo un alarde de cruzadas. Especialmente espectaculares fueron los dos pilotos “grandes” de Suzuki. Joan Vinyès y Gorka Antxustegi hicieron las delicias del público andaluz, que vibraba de una forma especialmente intensa al paso de David Pérez.

Ante semejante panorama, el granadino sacó lo mejor de sí mismo para hacer el scratch, y devolverle al público todo el cariño que le brindaba. Eran 6,3 los segundos en los que lograba aventajar a Vallejo, que sufría para controlar el Porsche en el citado cruce, y realizaba un trompo con el que penalizaba unos preciosos segundos. Iguales problemas sufría Miguel Fuster, que previamente había perdido el control de su GT3. Afortunadamente para él, sin mayores consecuencias, pero que le hacía tomarse con mayor relax el resto del tramo, lo que le relegaba a la séptima posición, entre Mantecón y Marbán.

Jonathan Pérez se defendía como podía del ataque de David, y cedía 6,8 segundos.  Ballesteros le volvía a recortar 4,9 segundos a Arias, que de seguir así podía ver peligrar su dominio en la Copa Twingo R2.

Pablo Rey volvía a hacer el mejor tiempo en Trassierra, mientras que el local, Germán Leal, hacía valer su conocimiento de la zona para auparse con la segunda posición en este parcial. Víctor Pérez llegaba justo por delante de Carchat, y se veía obligado a ceder el segundo puesto de la general a los gallegos. Monarri afianzaba su cuarta posición, y veía ya lejanas las posibilidades de hacer podio.

En la andaluza, seguía el monólogo de Gil, y Molero volvía a recuperar la segunda posición.

SS7. Villaviciosa.

En la segunda pasada por Villaviciosa, ya con las parrillas encendidas por ser noche cerrada, David Pérez volvía a volar sobre el asfalto, y llegaba 9,1 segundos por delante de un conservador Vallejo, que no quería poner en riesgo su victoria. Jonathan Pérez perdía más de medio minuto, y parecía que daba ya por buena la tercera posición.  Vinyès y Antxustegi quedaba por delante un Fuster que no quería tomar más riesgos de los necesarios.

El duelo entre Mantecón y Marbán se resolvía con idéntico resultado que en los demás tramos, pero un sorprendente Miguel Arias se ponía las pilas y llegaba por delante de ellos, con un impecable tramo que hacía ver sorprendentemente a un R2 por delante de dos N+. Contundente respuesta a Ballesteros, que cedía 15,3 segundos, y veía esfumarse las posibilidades de remontada, salvo hecatombe de los hermanos de Arias Sport.

La desgracia volvía a cebarse con Monarri, y sufría la rotura del cable del reenvío de la caja de cambios, dejando el coche en punto muerto. Mientras, Pablo Rey volvía a hacer el mejor tiempo, y le recuperaba nada menos que 30,6 segundos a Carchat, que se veía obligado a cederle el puesto de honor. Víctor Pérez era tercero, y se afianzaba en dicha plaza también en la general.

En el regional, más de lo mismo. Óscar Gil volvía a dar un recital, y obtenía una renta de 50,1 segundos sobre Aranda, que a su vez le arrebataba la segunda posición a Molero.

SS8. Ermitas-Trassierras.

Con casi todo prácticamente decidido, la gente aún aguantaba expectante por si alguna sorpresa de última hora decidía el devenir del rallye en esta última pasada, a pesar de la considerable bajada de temperatura, y alguna gota aislada que amenazaba con poner interesante el último tramo.

Pero pocas sorpresas iba a haber. David Pérez completaba un magnífico rallye. El que ya ganara la edición anterior, volvía a desmarcarse con el mejor tiempo frente a Vallejo, que cedía 5,5 segundos, lo que significaba que el aullido de los lobos volvía a imperar amenazante, en la noche serrana, como el de sus depredadores parientes suelen emular el resto del año. Y si bien los lobos son los reyes de los cazadores de la bética, a David le podemos equiparar con un Lince, pues aprovechó su felina visión para mandar cuando la noche caía, y arrasar con el resto de las presas.

Jonathan Pérez, quizás consciente de que nada tenía que hacer para arrebatar el segundo puesto a David, y que el campeonato estaba sentenciado para Fuster, se dejaba llevar, y entraba quinto, por detrás de un Vinyès victorioso en dos ruedas motrices, y que incluso puede hacer temblar la segunda posición del asturiano en Madrid.

Arias daba otro recital, y se llevaba el primer puesto de los R2, mientras Marbán por fin daba buena cuenta de Mantecón, y se imponía en al menos un tramo.

Pablo Rey no dejaba escapar la oportunidad de hacerse con la victoria de la Copa Suzuki, y dejaba la lucha abierta, para que sea Madrid el testigo de quién vence en la batalla de la preciosa copa de promoción.

Por último, nuevo monólogo de Gil, que se hacía definitivamente con el certamen autonómico,  por delante de Aranda, y Palacios con su espectacular Sierra Cosworth.

Y así concluyó la penúltima prueba del campeonato, con prácticamente todo decidido.  Un precioso rallye, con una magnífica organización, que supo superarse a pesar de las dificultades económicas, y los pocos apoyos recibidos.

Nos traemos gratas sorpresas para casa, como el nuevo programa que Santiago Cañizares y José Antonio Ponseti realizarán coincidiendo con cada prueba del nacional, los jueves en Canal+ Deportes. Siempre es una alegría cuando la televisión se acerca al maltratado mundo del motor, y a buen seguro que tendremos un gran seguimiento. Lástima que Sogecable no se haya decidido a democratizarlo un poco más.

Madrid espera con los brazos abiertos la última prueba del Campeonato, a pesar de las seguras ausencias con las que contará.

Pero por otro lado, emocionantes sorpresas nos esperan, como la vuelta de los WRC al panorama nacional, a modo de test para la temporada que viene. Igualmente tendremos al rojo vivo la preciosa batalla por la Copa Suzuki, y la final de la Copa Hankook entre los primeros de cada federación donde se disputa dicho trofeo.

Además, ya se oye al lobo acechar a las puertas de Guadarrama, y si finalmente el cazador Monarri logra una escopeta en condiciones, puede que veamos una clase maestra de caza mayor, como la que nos brindó la temporada pasada. Mientras, Caperucita se quedará a salvo en casa.

Dossier completo de tiempos.

Por último, os dejamos con un vídeo-resumen, con el desarrollo de la prueba, gracias a nuestra web amiga, Photocar-Racing

Anuncios