Crónicas On Board – II Rallysprint de Campillo de Llerena


Inicamos nueva sección, en la que os traeremos las experiencias de los diferentes pilotos y copilotos en diversas pruebas de los campeonatos.  Hoy, el extremeño David Quijada nos cuenta su particular visión del último rallysprint del campeonato de su región, celebrado en la localidad pacense de Campillo de Llerena.

 

Como de costumbre en nuestro equipo, la jornada comienza muy temprano. En esta ocasión,  aunque nos dio mucha pena, no teníamos como rumbo el Tramo Cronometrado de Cobeña,  sino el primer rallysprint de la temporada en nuestra tierra. Eran las 5:30 de la madrugada cuando sonó el despertador y comenzábamos con todos los preparativos para salir hacia Campillo de Llerena, donde nos esperaba la segunda edición de este bonito rallye, y segundo también del campeonato Extremeño.

 

Llegamos a Campillo con la idea de hacer un buen rally, pues teníamos una buena oportunidad de coger unos valiosos puntos de cara al campeonato y poder salir líderes de éste. Pero con una inscripción de 16 coches, entre los que había varios 4×4 , los Ibiza Turbo de los andaluces de López y Girado, y varios 2 ruedas motrices con pilotos de calidad, como Castilla y su Xsara, Félix Blanco, y Molano… la cosa no pintaba nada fácil.

 

Tras la pasada de reconocimiento, me di cuenta que el tramo estaba en perfecto estado de piso, con alguna zona un poco rota, pero en general bien. En la asistencia mientras nos acabábamos de colocar los “hans” antes de salir a la primera pasada cronometrada, le dije a Dani (mi copi) que mi intención era salir a por el rallye y que dependiendo como nos encontrásemos en esta primera pasada, iríamos controlando las demás.

 

Entre nervios y concentración nos dieron la salida al primer tramo… 3…2…1.. ¡¡VÁMONOS!!! El coche iba a la perfección y llevábamos un buen ritmo. El principio era la zona más complicada del tramo, la habíamos sorteado sin problemas y seguíamos con ritmo alto… Pasamos la zona donde estaban mis familiares y ese escalofrío que te recorre es difícil de explicar…Pero como ellos se lo merecen, pasamos rápido…  Seguimos matando kilómetros a un ritmo muy alto (o eso pensábamos)  pero a escasos 400 metros del final hacemos un pequeño recto en un cruce que nos obliga a dar marcha atrás y perdemos unos 8 segundos… Aún con todo, seguimos a buen ritmo y llegamos en 5’38”.

La rabia del fallo me hace pegarle golpes al volante pensando que habíamos estropeado el rally, pero nuestra sorpresa fue mayúscula cuando al pedir los tiempos habíamos hecho el segundo scratch, a 4” del evo de Ascarza. La alegría fue enorme pues podíamos apretar un poco más.

 

Quince minutos de asistencia. Tras una revisión general, todo Ok.

 

El segundo tramo atacamos un poco más en las zonas reviradas, mientras que en las zonas rápidas llegamos a cortar en quinta, lo que supone una velocidad cercana a los 180 km/h… que al pensarlo en la asistencia me dio hasta pánico.

Paramos el crono en 5’ 24”, y pronto nos dijo el cronometrador que habíamos hecho el scratch… ¡No os imagináis la alegría que nos llevamos!

A falta de un tramo nos encontrábamos en 2ª posición y a tan solo 2” del primer clasificado, Ascarza con su evo IX.

 

En la salida del tercer tramo, cuando faltaban unos segundos para salir, le pregunté a mi copi Dani, que qué hacíamos, ¿atacamos o mantenemos el 2º puesto? Él me respondió que deberíamos conservar, que un segundo puesto no se conseguía todos los días. Le dije que tenía razón, y que sería lo que haríamos, pero claro… nos dieron la salida y ahí no sabes si estas conservando o no, pues vas a por todas. Y efectivamente al acabar el tramo el crono marcó 3” menos que la pasada anterior, por lo que si Ascarza no ha bajado su tiempo habíamos ganado el rallye. Pero no fue así, Ascarza había apretado los dientes y había conseguido bajar 8 segundos su anterior crono, por lo que finalmente conseguíamos la 2ª posición general y 1º clase.

 

La alegría era muy grande y en la asistencia todo el mundo se acercaba a felicitarnos por el rallye que habíamos hecho.

Pero las celebraciones duraron poco, pues a escasos minutos de meter el coche en el parque cerrado, nos comunican que tenemos una penalización de un minuto por entregar el carnet de ruta con un minuto de antelación en uno de los controles.

Fue un golpe duro, pues con lo difícil que es conseguir un resultado como el obtenido, todo se iba al traste por una mala suma de tiempos. Pero los rallyes son así, y de todo se aprende.

Aunque el disgusto fue grande, esto seguro nos viene bien en un futuro, y desde aquí aprovecho para dar ánimos a mi copi, que pasó un mal trago por todo lo sucedido, pero con el tiempo llegará a ser un copiloto de primer nivel y contaremos esta anécdota como una batallita más.

 

Al final y tras todo lo sucedido, nos caímos a la quinta posición general y terceros de clase, que no es un mal resultado, pero después de haber rozado la victoria nos sabía a poco.

Este fue el II Rallysprint de Campillo de Llerena desde mi lugar, al volante del Clio Sport con el que hemos corrido el campeonato madrileño,

Me siento orgulloso de poder colaborar con vuestra web y por supuesto orgulloso de que os acordaseis de mí para vuestra nueva sección.

 

Un abrazo y nos vemos en los tramos.

 

Anuncios