XXV Gran Premio Camión de España


Una vez más, los camiones europeos llegaban a uno de los circuitos con más solera y tradición de la competición. Como cada otoño, el Circuito del Jarama se vistió de gala para dar la bienvenida a una cita que nadie se quiere perder. Así lo atestiguaron las gradas y pelousses, que un año más estaban repletas, a pesar de la situación económica.


El campeonato llegaba apretado a la penúltima prueba, con un Jochen Hahn que partía con cierta ventaja sobre Antonio Albacete, deseoso de alzarse por cuarta vez con el título continental.

El sábado comenzaba con buenas sensaciones. Antonio Albacete marcaba los mejores tiempos en las sesiones de entrenamientos libres, mientras que Hahn quedaba relegado a la quinta plaza.

Sin embargo, en la primera sesión de entrenamientos sería el suizo Markus Bösiger quien se hiciese con la primera plaza. Segundo era Hahn, y tercero Adam Lacko. Albacete entraba quinto, a casi medio segundo de su principal rival.  José Bermejo se quedaba fuera de la superpole por 0,972 segundos, al llegar en undécima posición, mientras que Mariezcurrena marcaba el decimosexto tiempo de los entrenamientos.

Las tres primeras plaza de la superpole iban a quedar en manos de tres Renault. La primera plaza era nuevamente para Bösiger. Segundo iba a ser Öestreich y tercero el joven Adam Lacko. Por su parte, Albacete era cuarto, y Hahn  sexto.

La primera carrera iba a deparar la primera de las alegrías para los seguidores del piloto del Equipo CEPSA. Antonio cruzaba finalmente tercero, tras ganarle la posición a Lacko en la primera vuelta, logrando recortar cuatro puntos valiosísimos en la batalla con el alemán.

Bösiger se hacía con la victoria, y Öestreich  entraba segundo.  Jochem Hahn se desplomaba hasta la quinta posición, lo que alimentaba las esperanzas de que Antonio pudiese llevarse el título en LeMans.  Adam Lacko, cuarto de la general, conseguía la segunda plaza del Campeonato de España.

Actuación discreta del resto de representantes españoles, con un José Bermejo que cruzaba décimo, y Mariezcurrena décimosexto.  Mientras, los Vila y Orlando Rodríguez deleitaban al graderío con su exhibición de derrapes y cruzadas. No obstante, el piloto del Mercedes no iba a poder terminar, como tampoco lo haría el checo David Vrsecky.

La segunda carrera fue la más espectacular de la jornada del sábado.  Albacete partía desde la sexta posición, debido a la configuración de parrilla invertida de esta competición.  En la primera vuelta, adelantaba a Lacko, Hahn, Nittel y Levett, consiguiendo la segunda plaza, para una vuelta después adelantar a Stuart Oliver, y quedarse con la cabeza de la carrera, que no abandonaría hasta ver ondear la bandera a cuadros. En el baile de posiciones, Hahn escalaba hasta la segunda posición, lo que le permitía ceder un único punto.  Tercero finalmente era el checo Lacko, y cuarto el compañero de Albacete, Uwe Nittel. La vuelta rápida era también para el madrileño, con un sorprendente tiempo de 2’00.496, muy cercano a los que consiguen turismos con mucha más velocidad punta en las populares Ecoseries.

Mariezcurrena entraba justo por delante de Bermejo, decimocuarto y decimoquinto respectivamente.

La jornada del domingo amanecía esperanzada por los resultados del día anterior.  Los cinco puntos recortados por Albacete a Hahn permitían soñar con una remontada, que permitiese afrontar LeMans con garantías.

Un motivado Albacete lograba los mejores tiempos en las sesiones de entrenamientos, lo que reforzaba la idea de la remontada, mientras que los tiempos del alemán eran bastante más discretos.

Poco tiempo después, la sesión de entrenamientos oficiales terminaba con Albacete en cuarta posición, y clasificándose para la superpole sin demasiadas complicaciones, mientras que el teutón sufría para entrar octavo. Un enorme José Bermejo entraba justo detrás. Mariezcurrena no llegaba a salir por problemas con su compresor de aire, que no se solucionaron a tiempo, y David Bermejo volvía a ser excluido por exceso de velocidad.

Los resultados de la superpole fueron aún más esperanzadores. El de Equipo de Competición Cepsa se hacía con la segunda plaza, tras David Vrsecky, mientras que Hahn caía hasta la séptima plaza. La primera carrera iba a contar con Antonio en primera línea de parrilla, pues.

Y con la salida lanzada de la primera carrera se daba el pistoletazo de salida de lo que iba a ser una emocionante y accidentada jornada. Tras el paso por la primera curva, la sucesión de roces y golpes iba a provocar que Antonio se saliese a la tierra por el exterior. En su afán por volver al asfalto, empujaba a Lacko que a su vez se veía obligado a desplazar a Nittel. El resultado fue un tumulto, en el que prácticamente se vio todo el mundo involucrado, con decenas de piezas y fibra sobre el asfalto,  y con la decisión por parte de los comisarios de sacar la bandera roja.

Tras la reanudación de la carrera, con una nueva salida lanzada, Albacete lograba adelantar a Vrsecky en la primera vuelta, consiguiendo de nuevo la primera posición hasta el final. Hahn no daba tregua, y en esa misma primera vuelta lograba pasar de la séptima a la tercera plaza.

La agitada salida, sin duda, había tenido consecuencias para mucha de las máquinas. Mientras que el número de abandonos fue en aumento desde el inicio. Cinco fueron los pilotos que no completaron la R3 por diversos problemas con sus camiones, de entre los que destacaban Bösiger, Öestreich y Nittel. De esta circunstancia sacó buen provecho Mariezcurrena. El navarro se erigió como protagonista de la carrera, al realizar una memorableremontada desde la última posición hasta la novena, llegando incluso a ir octavo en algunos compases.

Bermejo, por su parte, remataba su gran actuación con una meritoria sexta plaza.

La cuarta carrera no iba a ser mucho más tranquila que la anterior.  Nuevamente una bandera roja en la salida supuso la neutralización de la misma.  Tras un barullo formado en Super 7, Öestreich y Orsini se quedaban sorprendentemente enganchados el uno al otro, sin posibilidad de separarse y taponando parte de la pista.

Tras la reanudación, Albacete remontaba de la octava posición a la cuarta.  Durante gran parte de la carrera, Antonio intentó adelantar en numerosas ocasiones al checo David Vrsecky, dando muestra de una gran agresividad al volante. El checo de Buggyra era sensiblemente más lento que el español, pero le mantuvo a raya cerrando de un modo extraordinario “las puertas”, hasta que a mitad de carrera, a la salida de Super 7, el camión de Albacete se montaba literalmente sobre el Freightliner del checo.  Con una rueda trasera izquierda dañada, el de MAN acabó dando buena cuenta de Vrsecky a falta de dos vueltas.

Norbert Kiss conseguía una cómoda victoria aprovechando una posición privilegiada desde la salida que no se vio amenazada en ningún momento. Hahn sacaba petróleo de las turbulencias acaecidas por detrás, y se afianzaba en la segunda posición desde la segunda vuelta. Tercero era finalmente Lacko, que aunque en principio fue adelantado por Albacete, se aprovechó del rifirrafe de éste y Vrsecky para adelantar a ambos.

Finalmente el madrileño cruzaba la meta en cuarta posición, pero acto seguido le informaban de que una penalización de 5 segundos por la maniobra anteriormente mencionada, le relegaban al quinto puesto.

Bermejo entró inmediatamente detrás, sexto, a dos segundos y medio.  Mientras, Mariezcurrena lograba una meritoria novena plaza.


Al final, el fin de semana deparó un buen resultado para Albacete, que se queda a 17 puntos del alemán Hahn a la espera de la disputa de la carrera en LeMans, el próximo fin de seman. Mientras, el público español ya cuenta los días que restan para que la temporada 2012 de comienzo, a la vez que cruzan los dedos para que el de Cepsa se proclame con el título de nuevo.

Esperemos que así sea, y que el año que viene podamos disfrutar de los tres circuitos tradicionales españoles en esta disciplina, a pesar de los rumores que apuntan a que Montmelo no renovará por otro año.

Anuncios