CONFESIONES DESDE EL COCKPIT (II)


Hoy, Jesus Garcia y Miguel Garcia.

El pasado domingo nos desplazamos hasta la Sierra de Madrid para pasar un rato agradable con Jesús y Miguel, dos jóvenes participantes del regional madrileño de rallyes de tierra.  Con un montón de sueños por delante, nos fueron desvelando poco a poco sus retos, intenciones y proyectos para un futuro que a todas vistas parece muy prometedor.

Ambos vienen de familias en las que el motor es una tradición. Y es que ha sido la figura paterna la que se ha encargado de inculcar en nuestros protagonistas la pasión por este deporte desde bien pequeños, aunque por diferentes vías. Jesús nos contaba cómo desde que apenas sabía andar ha tenido siempre un volante en sus manos, y cómo veía a su padre volar sobre los trazados madrileños. Resulta curioso que alguien que ha aprendido a conducir antes que a montar en bici no disponga en la actualidad de un coche para uso diario, pero así es Jesús. Como nos decía él mismo: era escoger entre tener coche para moverme habitualmente o para competir. Afortunadamente escogió la segunda opción.

Miguel, en cambio, escogió la vía de la cuneta como medio para ir adentrándose en este mundo. Acompañaba a su padre a cualquier tipo de competición, hasta que un buen día decidió formarse como sufridor. Y no cabe duda que lo hizo. A pesar de su juventud, dispone de un amplio historial. No sólo compite en tierra, sino que además suele sentarse a la derecha del mítico Paco Casas, lo que le ha permitido ganar competiciones como el Rallye Comunidad de Madrid en el apartado de clásicos.


Y todo gran piloto y copiloto necesitan una buena montura donde desarrollar sus habilidades. Y nuestros protagonistas no van descalzos, pues compiten con un coche con bastante pedigree.  Se trata de un Toyota Celica GT 4 del grupo A, con el que el mismísimo Didier Auriol ganó el Campeonato del Mundo en 1.994, ¡ahí es nada! Una máquina espectacular que suele hacer las delicias del público madrileño.

Entre los proyectos de ambos se encuentra ganar el Regional Madrileño de Tierra. Y visto cómo han empezado la temporada, a buen seguro que no lo tendrán difícil. Ambos nos confesaban que les entristecía ver cómo ha descendido el nivel de participación este año. Las ausencias de los primeros espadas, como Sevilla, Viera, Aguado o Dorsch (compite, pero no con el Evo IX con el que ha competido otros años) ha dejado una competición un tanto descafeinada, pero a la que Jesús y Miguel pretenden echarle sal tramo a tramo.

Tampoco descartan participar en alguna prueba del Nacional de Tierra este año, aunque en palabras de Miguel, casi preferiría más celebrar alguna prueba del Regional Gallego o del Catalán. Para ello tienen que pelearse con los números, y lograr reunir el presupuesto necesario. También nos desvelaba Jesús que no descarta calzarle unos zapatos de calle al Toyota, y lanzarse a competir en el Comunidad de Madrid de este año. La verdad es que sería una gozada ver asomar esos faros escamoteables de entre las horquillas de Canencia.

Manuel Jesús García Iglesias (Piloto)

 

Vehículo (propio): Actualmente ninguno

Nacido (edad y lugar): 1990, Madrid

Debut en rallyes: Rallye RACE-Shalymar 2009

Mejor resultado: 1º puesto en T.C de Tierra de Villaconejos

Historial:

  • 3º Campeonato de Karting de Andalucía (categoría cadete).
  • Subcampeón de Madrid de Karting (categoría Yamaha).
  • 1º puesto en Mitjet Series – Karting Carlos Sainz
  • 3º puesto en el Campeonato Madrileño 2010 de Tierra (cat 4×4).
  • 1º puesto en T.C de Tierra de Villaconejos

Miguel García Martín (Copiloto)

 

Vehículo (propio): Opel Astra GTC

Nacido (edad y lugar): 1986, Madrid

Debut en rallyes: Rallysprint de Cerceda 2010

Mejor resultado: 1º puesto en T.C de Tierra de Villaconejos y 1º puesto de Clásicos en el Rally RACE Comunidad de Madrid 2010

Historial:

  • 3º de Clase en Rallysprint de Cercerda 2007
  • 3º de Historicos en Rally Shalymar 2008.
  • 2º de Clase en Rallysprint Cadalso 2008
  • 2º de Clase en Rallysrpint de Tierra de Ajalvir 2009
  • 1º de Clase (6º general) en Rallysrpint de Tierra de Paracuellos 2009
  • 3º de Clase en Rally Shalymar 2009.
  • 1º puesto de Clasicos en el Rally Race Comunidad de Madrid 2010
  • 1º puesto en T.C de Tierra de Villaconejos 2011.
  • 2º puesto en T.C de Tierra de Ajalvir 2011.
  • 2º de Clase en Rallysprint Cerceda 2011

Ficha Vehículo

 

Modelo base: Toyota Celica GT Four 185

Categoría: 4×4

Cilindrada:  2000cc (3400cc)

Peso: 1300Kg

Potencia: 350cv

Curiosidades: Coche ex-oficial de Didier Auriol.

1.     ¿De dónde os viene esta afición? ¿Cómo empezasteis?

Jesús García: La afición me viene por tradición familiar. Mi padre corría en el Campeonato de España y el Regional Madrileño de Tierra, así que empecé desde muy pequeño. Con 5 años ya estaba montado en mi primer kart, aunque con las modificaciones necesarias para poder llegar tanto al volante como en el asiento.

Miguel García: Mi padre siempre fue un gran aficionado, y en cuanto pudo empezó a llevarme a todo tipo de carreras (no importaba circuito o rallyes). Como no podía ser de otra forma, me encantaron y ya no me pude separar de este mundo. Siempre supe que quería formar parte activa en las carreras y la oportunidad se me brindó después de asistir al “I Curso de Copilotos de Sergio Cerezo-Diego Sanjuán”, allá por el 2007. Me comentaron la posibilidad de correr con un chico que también debutaba (José C. Herráez) y ni me lo pensé, me gasté todos mis ahorros en la equipación y la licencia.

2.     Dentro del mundo de los rallyes,¿ quién es vuestro ejemplo a seguir?

J.G.: Mi referente ha sido siempre Carlos Sainz, por el trabajo y esfuerzo que hacía dentro y fuera del coche. Y actualmente admiro el hecho de que siga participando en el Dakar año tras año.

M.G.: La verdad es que no tengo un nombre en sí. Cualquier copiloto de nivel nacional-internacional seguro que es un buen ejemplo a seguir y del que aprender muchas cosas.

3.     ¿Cuánto tiempo lleváis corriendo juntos? ¿Qué tal los inicios? ¿Os acoplasteis bien?

J.G.: Llevamos juntos desde principios de esta temporada. Como es normal, cuando compartes coche con un nuevo copiloto, se te hace raro escuchar una “nueva voz”, pero encajamos bastante bien desde el principio.

M.G.: Empezamos a correr juntos esta temporada. La verdad es que los inicios fueron buenos y en el segundo tramo cronometrado estábamos, creo yo, 100% acoplados.

4.     ¿Por qué elegisteis la modalidad de tierra?

J.G.: Es más divertida que el asfalto, aparte de más económica, y en cierto modo aprendes más a llevar el coche, ya que sobre tierra en muchas ocasiones vas de lado,

M.G.: El asfalto está bien, se va deprisa, hay mucha gente… Pero la tierra es otro mundo. Te lo pasas genial y es súper cómoda de horarios. Además no tienes que preocuparte por los malditos reconocimientos.

5.     Respecto a la modalidad de tierra, ¿qué  os parece el hecho de que este año se hayan cambiado las modalidades de rallysprint por tramos cronometrados?

J.G.: Personalmente me da igual, mientras siga existiendo rallyes de tierra en Madrid y un gran número de inscritos.

M.G.: Para el aficionado es mucho mejor esta modalidad, ya que puede encontrarse una amplia variedad de máquinas y, esperemos que sea así, un mayor número de inscritos. También está bien para los pilotos que sólo hacen tierra y, por lo tanto, no se van a ver obligados a pasar ITV, renovar papeles, etc. Pero pienso que al perder enlaces (road-book) y controles horarios (carnet de ruta) se está perdiendo la oportunidad de que la gente que empieza tenga la posibilidad de foguearse con estos elementos antes de dar el salto a rallyes de mayor envergadura.

6.     Para alguien profano a los rallyes de tierra, ¿qué diferencias destacaríais  respecto a los de asfalto? Suponemos que con tanto bache será difícil apuntar bien las notas no?

J.G.: Para mí, es más espectacular (cruzadas, saltos, etc), y te permite más margen a la hora de trazar y poder arañar segundos al crono. También existen más “trampas” en pista, como piedras, badenes… Sobre el tema de tomar notas, mejor que os cuente Miguel (risas)

M.G.: En los rallyes de asfalto yo acostumbro a hacer los números y letras más pequeños que en tierra, ya que son más fáciles de leer. Por ejemplo, en un rallye de asfalto cada hoja puede equiparar a 0.8-1km de tramo, mientras que en tierra cada hoja puede representar 0.3-0.5km. Las referencias externas también cambian completamente. En asfalto tenemos de todo: señales, árboles, hitos kilométricos, edificios, carteles, etc., mientras que en tierra tan sólo hay árboles. En cuanto a la dificultad de tomar notas… pues fijaos, en asfalto se puede cumplir una media (si el tramo no es muy complicado) de 40-50km/h, mientras que en tierra dudo mucho que pasemos de los 20km/h. Las notas de tierra las tengo que adecentar mucho y, sin embargo, las de asfalto están casi impolutas. Por lo tanto, SÍ, los baches molestan muuuuucho (risas).


7.     Aunque parezca una pregunta tonta, que diferencias puede tener una preparación para tierra con una para asfalto a grandes rasgos?

M.G.: En cuanto al copiloto… la tierra es, en argot informático, plug-and-play. Es decir, llegas y corres. Mientras que en asfalto tienes que planificar entrenamientos, asistencias, más volumen de notas, etc.

8.     Una duda que tiene cualquier aficionado, ¿qué velocidad se puede alcanzar en un tramo de tierra como los que vemos en el regional madrileño?

M.G.: No suelen ser muy elevadas por el trazado repleto de curvas, pero por ejemplo en Villaconejos, en plena recta íbamos en quinta a fondo, asi que fácilmente estaríamos hablando de 160km/h

9.     ¿Cómo veis esta nueva temporada?, ¿qué metas tenéis? Y más aún después de ganar el ultimo rally en Villaconejos. Por cierto, ¡enhorabuena!

J.G.: La verdad que la temporada va bastante bien como líderes del campeonato y sin ningún problema mecánico. ¿Nuestra meta? poder ganar el regional de tierra.

M.G.: Pues, después de los dos primeros resultados sería falsa modestia decir que no vamos a luchar por el campeonato todo lo que podamos. Si juntamos el presupuesto necesario saldremos a alguna prueba del nacional.

10.     Y dando un vistazo al pasado, ¿con qué “sensaciones” acabasteis la temporada pasada?, ¿qué fue lo mejor?

 J: Bastante buenas. Yo estuve corriendo en el Nacional y haciendo buenos tiempos para ser novel. Y ver como pilotos de la talla de Dani Sola o Kike García Ojeda te dicen que vas muy bien para llevar un coche de hace veinte años, te llena de motivación.

M: Bueno, mi temporada 2010 fue bastante tranquilita. Pasé un tiempo en el extranjero y cuando llegué no había sitio, ni ganas, de andar buscando equipo en tierra. Por lo tanto me centré en correr sólo asfalto con mi amigo Francisco Casas, culminando una temporada muy decente en resultados con la victoria en clásicos en el Rally RACE-Comunidad de Madrid.

11.  ¿y lo peor?

J.G.: Para mí el no poder luchar por el regional de tierra por temas económicos.

M.G.: Por suerte, llevo muchos años sin decir que he tenido un accidente fuerte. Pero sí que nos fastidió mucho romper en el Rallysprint de Cerceda, justo delante de mi familia y sin tiempo de poder disfrutar nada.

12.  ¿Qué nos podéis contar del Celica, cual es su historia?

M.G.: Eso os lo puede contar más detalladamente Jesús. Pero por lo que tengo entendido es un coche ex oficial, que pasó por las manos de Auriol. No era el coche de mis sueños en sí… pero no podemos dejar de admitir que es un coche precioso, brutal en reacciones y que es el tipo de coche al que todo aficionado a los rallyes le encantaría montarse.

J.G.:  Pues fue campeón del mundo con Auriol, después lo compro Marko Martti para realizar subidas de tierra, y  posteriormente lo compro mi padre (a través de un amigo que trabajaba en ttE). Estuvo con él un año,  y hasta hace relativamente poco, ha estado parado.

 13.  ¿Qué es lo que más os gusta de él? ¿En qué creéis que se podría mejorar?

J.G.: Lo que más me gusta es la robustez que tiene, es un tanque, en dos años sólo hemos tenido problemas con un trapecio a causa de una piedra. Mejorar se podría mejorar bastante, ya que como os he comentado antes, es un coche de veinte años, y las suspensiones son de época, y comparadas con las actuales, puedes llegar a perder sobre cuatro segundos por kilometro.

M.G.: Tiene unas reacciones brutales y la potencia es muy elevada. Vamos, ¡que es un auténtico “cacharro”! Mejorar en sí no creo que se pueda ya que se tendría que abandonar la esencia de este coche. Por supuesto unas suspensiones más modernas y unos diferenciales electrónicos harían mucho.

Para terminar, como sabéis este reportaje será incluido en nuestra web, ¿queréis lanzar un mensaje a quien os lea?

J.G.: Nos gustaría darles las gracias a gente que nos ha ayudado para estar donde estamos hoy día,  como son; Dragster 2000, Con3ras, Donspeed, Talleres Álvarez 4×4, Valleros, MRC Competición, ARG , y a mi padre, que hace lo que sea para que siga corriendo, y a vosotros por ofrecernos esta entrevista.

Galería fotográfica:

Anuncios