El Rey ha muerto. ¡¡Viva el Rey!!


La temporada más emocionante de Fórmula 1 de los tiempos modernos ha tocado a su fin. Y el desenlace no ha podido ser más desesperante para los seguidores de Fernando Alonso (entre los que me incluyo). Pero como todo tiene su lado positivo, hemos de quedarnos con la victoria de lo que empieza a ser un gran campeón.

Sebastian Vettel, y Red Bull Racing, se han merecido desde el principio de temporada la victoria. Han diseñado el coche más competitivo de todos los tiempos. No cabe duda de que Adrian Newey ha dado con la tecla de crear auténticos bólidos. Ahora, y es mi opinión personal, todo el enorme trabajo que ha realizado Newey a lo largo de la temporada ha estado a punto Christian Horner de echarlo por tierra, con la estúpida pelea que ha creado entre sus dos pilotos. Y es que no sé cómo no ha aprendido la lección de lo que le pasó a Ron Dennis en el 2007. Ahora, no cabe duda de que la lucha fraticida entre Vettel y Webber ha sido el óbice para vivir una temporada épica.


 

Y la guinda la ha puesto un enorme Fernando Alonso.  Enorme por su final de temporada, en el que ha sido capaz de remontar mil y una adversidades, por que ha sido la única persona que ha creído en sí mismo cuando pintaban bastos, y porque sólo la mala fortuna y una errada estrategia han sido capaces de privarle del tercer título, que parece que se le resiste. Pero no nos engañemos. A Fernando se le ha escapado el mundial de las manos en la última carrera, pero no lo ha perdido sólo por eso. El inicio de temporada estuvo plagado de errores del piloto ovetense, como el accidente de Mónaco, como la salida “adelantada” de China o la salida “fallida” de Silverstone. Y tampoco hay que olvidarse de los puntos que Whiting le ha “arrebatado” con decisiones, cuanto menos, polémicas.

 

Ahora bien, si Red Bull se hubiese aplicado bien el cuento desde el “aviso” que tuvieron en Turquía, se habrían llevado el mundial antes de Corea, incluso. Es decir, los fallos de Fernando se han compensado con los de RBR y los pilotos de McLaren a final de temporada con creces.

Es por tanto merecido ganador Vettel. No sólo por haber pilotado con maestría,  sino por haber logrado la mejor combinación de piloto/equipo de la parrilla.  No cabe duda de que el joven piloto, y la no menos joven escudería, nos depararán muy buenos momentos en los años venideros.

Quizás lo más decepcionante de la temporada haya sido el rendimiento de McLaren y sus pilotos. Se esperaba más de ellos. Mucho más.  Empezaron con fuerza, pero el final de temporada se les puso muy cuesta arriba. Hamilton ha cometido demasiados errores por pecar de lo que se le alaba “exceso de competitividad”. Y Jenson… bueno, podríamos dejarlo en que no fue el del año pasado.

 

Lo de Mercedes ha sido bastante decepcionante.  Simplemente no ha estado nunca ahí. Y no valen las excusas. Nadie va a pedirles que ganen un mundial en su primera temporada, pero es que venían de ganar el mundial anterior prácticamente. Tampoco es fácil volver tras tres años retirado, pero no me digáis que nadie esperaba un poco más de Michael. Quizás el único que se pueda salvar de toda la estructura sea Nico Rosberg. El hijo de Keke ha realizado un campeonato más que digno, quedando en la mayoría de ocasiones por delante de todo un heptacampeón. Esperemos, por el bien de la competición y los aficionados, que Schummy sea al menos la sombra de lo que fué para 2011.

 

Mención especial al temporadón de Jaime Alguersuari, el cual ha quedado por delante de Sébastien Buemi en la mayoría de las carreras, y que logró mantener a raya a Webber durante la mayor parte de la carrera de Abu Dahbi, y a Massa hasta el final. No cabe duda de que la cantera del equipo de las bebidas energéticas va dando sus frutos, y no será raro que veamos en breve al piloto catalán disputándole de tú a tú el liderazgo de “los mayores” al mismísimo Vettel. Aunque por el momento todo parece indicar que tendrá que esperar, pues tanto Webber como Horner han pregonado a los cuatro vientos la continuidad del piloto australiano para 2011.

Y si un temporadón ha sido lo de Jaime, lo de Pedro Martínez de la Rosa ha sido a todas luces injusto e inmerecido. Sauber no ha logrado en ningún momento desarrollar un coche mínimamente competitivo, y en esas circustancias no se pueden pedir peras al olmo. Bien es cierto que Kobayashi ha logrado mejores resultados que el veterano piloto catalán, pero ¿acaso lo ha hecho mucho mejor Heidfield? ¿Es mucho mejor piloto el germano o ha logrado llevar más fuentes de financiación al equipo? Obviamente no. Peter Sauber sabrá lo que hace… Lo que está claro es que Pedro se merece un equipo que le valore, y ójala tenga la oportunidad el año que viene de tener un volante en la parrilla. Aunque sea en Hispania, que seguro que se beneficia de los conocimientos del de Cradedeu, lo cual sería beneficioso para ambos.

 

No podemos por más que contar los días que restan hasta que comience la temporada 2011, y pegarnos a los monitores para ver todas las noticias y especular con los rumores que suelen venir asociados a todas las pretemporadas.

Mientras tanto, os dejamos con el reportaje gráfico que hicimos durante nuestra visita a Monza.  En su momento no pudimos hacer una crónica como marcan los cánones debido a problemas técnicos. Preferimos esperarnos unos días, y dejarlo como un homenaje a la mejor temporada de Fórmula 1 de los últimos años. Sin duda, la parrilla del año que viene nos recordará a aquellos míticos años de Ayrton Sena, Alain Prost, Nigel Mansell, Keke Rosberg, Niki Lauda, Nelson Piquet, Elio de Angelis, Riccardo Patrese, etc…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios