XXIV Gran Premio de Camión de España


Emocionante jornada la que se presentaba este pasado fin de semana en el Circuito del Jarama. A la habitual masiva presencia de público en las gradas del autódromo madrileño y la pasión que ponen, se sumaban las enormes posibilidades de que Antonio Albacete se proclamase por tercera vez Campeón de Europa de Camiones.

Lo cierto es que da gusto ver las gradas de tribuna y la pelousse llenas de colorido a pesar de la amenazante lluvia, y confirman que en la Comunidad de Madrid puede haber una gran aficción por el motor si se la cuida. Y lo cierto es que en competiciones como ésta la dirección del Jarama y el RACE se vuelcan, haciendo de este espléndido deporte todo un espectáculo.

Gasoil, mucho gasoil, y neumáticos se quemaron a lo largo de todo el fin de semana. Resulta impresionante ver moverse con tanta soltura a semejantes moles, como si de un 911 se tratase.

Nuestro piloto más laureado se presentaba ante su público a falta de cuatro puntos para conseguir el campeonato, y con cuatro carreras aún por delante. Pero Markus Bösiger, de Renault, no pensaba ponérselo fácil. Ya son clásicas las disputas entre ambos pilotos hasta el final. De cerca le seguía el piloto germano Jochen Hahn, que con su camión MAN estaba sólo a un punto de Bösiger.

Y tal como se esperaba, Antonio no defraudó. No asumió más riesgos de los necesarios, y ya en la primera carrera, con un tercer puesto aseguró el título.

En esta primera carrera del sábado, el checo y el alemán salieron a por todas, y marcaron el primer y segundo mejor tiempo, con vuelta rápida en 1’59″735 para Östreich.  Pero su esfuerzo no fue suficiente, pues el piloto de Madrid llegaba en tercera posición y aseguraba el campeonato por tercera vez.

En la segunda carrera se iba a notar la decepción de los dos perseguidores, y la relajación de Albacete, quedando tercero el alemán, cuarto el checo y sexto el español, que sufrió un pinchazo en la séptima vuelta.

Espectacular fue el accidente que se produjo en la salida de esta segunda vuelta, donde Javier Mariezcurrena y Mika Makinen iban enzarzados disputándose el puesto, cuando el piloto donostiarra cerró el paso al finlandés, que acabó estrellándose contra el muro de la línea de recta, llévandose por delante el semáforo.

En la primera carrera del domingo se iba a notar que el descanso, y el orgullo herido de los tres primeros, iba a proporcionarnos un espectáculo magnífico.  Albacete salía desde la cuarta posición, pero logró quitarse de enmedio al británico Cristopher Levett, y acceder al podio. El primer puesto fue para Östreich, que hizo la vuelta rápida en 2’01″400.

Y sin duda, la cuarta carrera iba a ser la más espectacular de todas. La lluvia hizo su aparición, y con la pista mojada los camiones nos iban a deleitar con toda una colección de derrapes, cruzadas, salidas de pista, etc… La victoria fue para el checo David Vrsecky, y su espectacular Freightliner. Segundo iba a ser en checo Adam Lacko, y tercero nuestro campeón, Antonio Albacete, que escaló varias posiciones.

Desde MadridMotorSport queremos dar nuestra más sincera enhorabuena al campeón, y a todo el equipo CEPSA por una gran temporada.

Anuncios