XXV Rallye Talavera de la Reina


Si nos obligasen a describir el XXV Rallye de Talavera con un único adjetivo, éste sería el de caótico. Y es que la organización del mismo ha sido mala, la actuación de la Guardia Civil lamentable, ha habido incidentes y accidentes de todo tipo, retrasos, tramos neutralizados… Vamos, lo que el primer día de rebajas a un Rallye.

La jornada empezaba con mucha expectación, y con una afluencia de público considerable. Las cunetas estaban repletas de aficionados deseosos de ver el gran espectáculo que se presagiaba. Pero el primer síntoma de desorganización se dio cuando observamos que nadie encintaba las zonas de seguridad. Sobre todo en el peligroso cruce del Gébalo, donde el público campaba a sus anchas sin que “seguridad” o “guardia civil” indicasen nada sobre la peligrosidad de la zona.

Daniel Marbán estuvo intratable durante toda la jornada

TC1-Alcaudete

A pesar de que la mañana amaneció fresca, poco a poco el sol iba subiendo y empezaba el show. En el primer tramo Dani Marbán marcaba el primer scratch, y le metía 8 segundos a Peláez, mientras que Domenech entraba muy pegado a 1 segundo. Cuarto era José Marbán y quinto un sorprendente Santiago Barragán, a pesar de los problemas que le estaba dando el embrague de su Evo X.

Sólo una baja en este TC1, la de Félix y Marcos Blanco que sufrieron una avería en su Saxo.

Peláez se mantuvo muy guerrero hasta tres tramos antes del final

TC2- El Gébalo

Dani Marbán volvía a marcar el mejor tiempo en este bonito tramo, metiéndole en esta ocasión 16,9 segundos a Peláez, por lo que las diferencias se incrementaban. Domenech abandonaba la carrera al romper su diferencial trasero, dejando vía libre al mayor de los Marbán para hacerse con el tercer puesto, a 30,8 segundos de su hijo y con una ventaja de sólo 1,8 segundos sobre Barragán.

La dureza de la prueba ya empezaba a hacer mella, y al abandono de Domenech se sumaba el de Pablo Gómez que no tomó la salida privándonos de ver ese “kit car” en acción, Jaime Velasco que sufrió una avería, así como Leopoldo Asensio y su precioso R5 Turbo.  Por accidente abandonaron Jorge y Enrique Cupeiro, y los hermanos Encinas, que sufrían un aparatoso accidente, afortunadamente sin consecuencias físicas para los ocupantes, pero que seguramente dé con el Saxo en el desgüace.

Enrique Acosta estaría luchando hasta el final por el cuarto puesto

TC3- Robledillo

¿Cómo podríamos describir este nefasto tramo? Yo creo que no hay palabras.

El cúmulo de los despropósitos se dio cuando la organización permitió que Peláez saliese sin que hubiesen llegado ni el “00”, ni el “0”. Éstos fueron retenidos por la Guardia Civil, ante el aluvión de gente que había en el cruce de Robledillo. Finalmente la benemérita obligó a los dos Golf de Rallycenter a incorporarse al tramo, con el consiguiente susto y monumental cabreo de Peláez que se los encontró en mitad del tramo. Afortunadamente fue en una zona con buena visibilidad, porque el resultado podría haber sido bien distinto y podíamos estar lamentando una gran desgracia. Obviamente Peláez tuvo que parar por seguridad, y decidieron darle el mismo tiempo que hiciese en la segunda pasada.

De este modo Marbán volvía a meterle 12 segundos a Peláez (aunque a esas alturas ambos no lo supiesen), que a su vez le metió 7 segundos al WRC del padre del primero. Enrique Acosta marcaba el mismo tiempo que Barragán, que seguía teniendo problemas con el embrague del Mitsu. También Cesáreo Delgado completaba un buen tramo y marcaba el mismo tiempo que los otros “dos terceros”.

En la clase 3 la cosa se apretaba, pues los cuatro primeros se encontraban en un margen de 18 segundos.  Los abandonos y la alternancia en los scratchs dejaban la prueba muy reñida.

Entre los clásicos, sin embargo, Miguel Ángel Almirón parecía no tener rival con su 911 SC seguido muy de lejos por Alberto Gómez y su espectacular Audi Quattro.

Todo un privilegio poder disfrutrar de semejante máquina por el Centro Peninsular

En este TC se cayeron Antonio Ventero y su Clio Sport, José Manuel Molano y su Williams, Corado y su Williams, Juan Carlos Fernández con su 205 GTi, Sergio Sánchez con el AX Sport y también fue baja lamentablemente Roberto Ballesteros con su flamante Twingo R2 por una salida de pista sin consecuencias, en su debut serio.

Reagrupamiento y al TC-4

TC4- El Gébalo

Si con el TC-3 nos quedamos sin palabras, el TC-4 no fue para menos.

Nos quedamos todos sorprendidos cuando vimos al “Coche 0” hacer tres pasadas (dos de subida y una de bajada), lo que nos indicaba que algo no marchaba.  Obviamente el retraso por lo sucedido en el TC-3 fue considerable.

Marbán salía un poco dormido y Peláez, seguramente empujado por la ira, se quedaba a sólo 9 décimas del primero. Acosta pasaba a Marbán Senior y marcaba el tercer tiempo.

Pero el desastre estaba por llegar. En pocos segundos Barragán nos sorprendió cuando en mitad de una horquilla cerrada subviraba y se daba con uno de los bloques de piedra que protegían un puente, lo que provocaba que rompiese el radiador de su Evo X y esparciese todo el aceite del mismo por parte de la calzada y el seco cauce del arroyo que pasaba por debajo.

Según nos comentaba después el propio piloto, los problemas de embrague que le estaba dando el coche hacían que decidiese entrar en “marchas largas” para conservar la mecánica. De este modo decidió entrar en tercera en una curva que claramente era de segunda. Al acelerar para coger grip el coche no respondió como esperaba, pues se muestra muy perezoso a bajas vueltas. Esto hizo que entrase ya colado, y cuando quiso ya frenar el coche se fue “de morro” contra un bloque de piedra de un tamaño considerable, dejando el coche colgando del puente y en mitad de la curva. Rápidamente piloto, copiloto y los aficionados que allí nos encontrábamos tratamos de avisar a los pilotos, pues el coche estaba en una zona de poca visibilidad. Muy descontento con el Evo X de alquiler, el piloto nos comentaba mientras le llevábamos con posterioridad a la asistencia (la falta de cobertura en toda la zona hacía que se quedasen literalmente tirados al término del TC) que estaba deseando recuperar su antiguo Evo VI que tantas alegrías le había dado en el pasado. Desde aquí le deseamos lo mejor al piloto extremeño.

Pero “lo mejor” estaba por venir. A escasos 200 metros de donde había tenido lugar el accidente de Barragán, una llamarada del escape lateral del Escort Cosworth de Arbizu provocaba un aparatoso incendio en el monte colindante a la carretera, que hacía que se tuviesen que desplazar dos helicópteros de la Junta de Castilla-La Mancha con abundante agua para apagarlo, así como una dotación de bomberos. Más retraso y finalmente tramo neutralizado. Carretera cortada, y competidores, grúas y aficionados que se quedaban atrapados durante un buen rato.

Abandonos del citado Barragán y Diego Díaz con su Clio Sport.

TC5- Robledillo

Vuelta de nuevo al polémico tramo. Esta vez no es que Marbán se echase un sueñecito, es que directamente parecía que sufriese de narcolepsia, pues Peláez le metía casi 9 segundos y su padre casi 3. Aún así su ventaja en la general era cómoda.

Cañizares no pudo acabar el Rallye como ya sucediese en Villajoyosa

Abraham Cabrera adelantaba a Acosta, pero no lo suficiente para hacer peligrar los 27 segundos que mantenía en la general.

Donoso marcaba el mejor tiempo entre los clase 3, adelantando a Alberto Castellano en la general, que se quedaba a sólo una décima. Cinco segundos y medio había entre primero y tercero de la clase.

Entre los abandonos, destacar el aparatoso accidente de Oliveira y su espectacular Civic Type R, que parece ser que se dio un golpe con un árbol. Y la nota de color la puso Santiago Cañizares, que según nos contaba se salía al pillar arena y grava en la zona sucia del exterior de una curva a derechas que provocaba que la tracción trasera de su 131 le traicionase, sobrevirando y metiendo la rueda derecha en un guardarrail que se encontraba por debajo del nivel del asfalto oculto entre unas zarzas. Sin consecuencias graves para la mecánica, tuvo que abandonar ante la imposibilidad de volver a la carrera.

TC6- Espinoso del Rey

Marbán  volvía a ponerse las pilas y le sacó 10 segundos a Peláez. El tercer scratch fue para Cesáreo Delgado, que aventajó en 7 segundos a José Marbán. Seguramente el tiempo del veterano piloto del 206 WRC se vio penalizado por el trompo que hizo delante de nosotros en una horquilla a mitad del tramo.

José Marbán hacía un trompo en el TC6, perdiendo mucho tiempo

Donoso volvía a meterle 8 segundos a Castellano, mientras que la hegemonía de Almirón en los clásicos era indiscutible.

Sorprendentemente no hubo abandonos en este tramo.

TC7- Navaltoril

Otros diez segundos más para el del Córdoba. Cesáreo Delgado empezaba a volar con su Impreza y se volvía a imponer a José Marbán, que le ganaba la mano a Acosta por sólo un segundo.

Donoso le volvía a meter 7 segundos a Castellano, y empezaba a marcar diferencias.

Preciosa batalla entre Donoso y Castellano

TC8- Navalucillos

Peláez tuvo problemas en el tramo, cayendo hasta la séptima plaza y perdiendo 37 segundos con Marbán, lo que le dejaba la victoria completamente en bandeja al de Seat. El segundo tiempo lo hacía el “otro Marbán” que parece que espabilaba, aventajando a Abraham Cabrera en 4 segundos. Las tres primeras plazas quedaban bastante definidas, dejando la lucha abierta por la cuarta para los tres últimos tramos.

Abraham Cabrera marcaba el tercer scratch en el TC8

Castellano le recuperaba 6 segundos al piloto de 1000Lagos.

Abandono de José Luis Bermúdez en la clase 2, por avería.

TC9- Espinoso del Rey

Marbán seguía con su paseo militar, y Peláez con su pájara. Otros 36 segundos, y Peláez repitiendo séptima plaza.  Acosta y Cabrera eran segundos y terceros respectivamente, dejando la lucha muy bonita, con una diferencia de 15 segundos a falta de dos tramos.

Acosta ampliaba distancias en el TC9

Donoso volvía a ceder 7 segundos con Castellano, que se acercaba peligrosamente.

Abandonos de Sergio Casero y de Pedro Escalante, cuyas mecánicas dijeron “basta”.

TC10- Navaltoril

Los dos primeros de la general daban por terminada la batalla y volvían a repetir primero y séptimo. Mientras que Cabrera quedaba segundo y le recortaba 5 segundos a Acosta. Todo quedaba por decidir en la cuarta plaza para el último tramo.

Donoso y Castellano se salían, marcando el mismo tiempo en una vuelta muy rápida.

Abandonaba Vargas, cuyo Saxo no tomaba la salida.

TC11- Navalucillos

El último tramo vino repleto de sorpresas.

Incomprensiblemente, y salvo avería mecánica (dato que en estos momentos desconocemos, pero no descartamos), Peláez enterraba totalmente el hacha y caía hasta la decimonovena posición, entregándole en bandeja la segunda plaza a José Marbán, dejando las dos primeras plazas del podio en familia. Acosta se imponía definitivamente a Cabrera, y Donoso ante Castellano, que le arrebataba la primera plaza de la clase 3. Terceros de la clase quedaron Pablo Biedma y Alain Gómez y cuartos, tras una gran actuación, Juanca Aragón y Nano Gay con el 106.

Finalmente la victoria de la clase 3 fue para Castellano, en una emocionante batalla hasta el final con Donoso

Sin abandonos en este último tramo, la victoria entre los clásicos fue la más que mascada de Almirón, con la segunda plaza para Alberto Gómez.

En la clase 2 la victoria fue para Juan José Secaduras, y en la clase 4 para Bernardo Sánchez y su Golf GTi, que esta vez no le dio demasiados problemas.

En regularidad el podio lo ocuparon José Santamaría y Justo Castaño con su Seat 124, Daniel Camacho y Eduardo Blanquer con su Golf GTi, y Paco Aznar y Jaime Martínez con el Porsche 911.

Algunos de los clásicos que compitieron en regularidad eran coches míticos


XXV Rally Talavera de la Reina

*

Photo-Show

(En el Photo-Show podras la secuencia de fotos, a pantalla completa y de forma automática)
Anuncios